Manifiesto de FILSE por el Día Internacional de la Mujer

Hoy la sociedad celebra el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer y FILSE, como representante de un colectivo de profesionales mayoritariamente feminizado se une a esta reivindicación.

Somos un colectivo sujeto a condiciones laborales diversas, marcadas por cambios legislativos que afectan al modo de gestión y contratación del servicio de interpretación de lengua de signos y guía-interpretación de personas sordociegas, pero en su inmensa mayoría con un denominador común: la precariedad laboral. Licitaciones públicas donde se prima la oferta económica más ventajosa para la administración, adjudicatarios no solventes cuya consecuencia directa es el retraso en el abono de los salarios, adjudicatarios de otros sectores que pujan a la baja tan solo por copar otro nicho de mercado, lo que implica salarios irrisorios y pérdida de poder adquisitivo o la necesidad de pluriempleo. Temporalidad contractual, con respecto a la cantidad de horas de contratación y a la duración del contrato, aunque el hecho de tener un contrato a jornada completa e indefinido no te exime de esta casuística. Convenios colectivos no acordes con el ejercicio de nuestra profesión, o convenios que llevan sin actualizarse desde 2012. Y un largo etcétera al que la Administración no tiene prisa por dar una solución efectiva y estable.

Hoy, las intérpretes de lengua de signos y guías-intérpretes, ejerciendo nuestro derecho individual a hacer huelga, dejaremos vacías televisiones, escenarios, aulas, centros de salud, juzgados y serán nuestros compañeros hombres los que harán en la medida de lo posible la cobertura a tantas compañeras.

Sin embargo, incluso en estos momentos de sororidad, se hace patente también el desconocimiento acerca de nuestra profesión. Son muchas las compañeras que han recibido llamadas para interpretar diversos manifiestos el día 8 de marzo de manera voluntaria, incluso argumentando que el hecho de que estés encima del escenario te hace partícipe del mismo, ni que decir tiene, que aunque no se remunere sigue implicando trabajar (al margen de la creencia habitual de que es normal pedirle a una profesional intérprete de lengua de signos que trabaje voluntariamente). El problema es que no se entiende que subir a interpretar un manifiesto no difiere en nada de cualquier otro día del año; una huelga laboral tiene sentido si la ejerces de tu trabajo habitual.

Por ese motivo FILSE dice que:

Huelga decir que somos mujeres.

Huelga decir que somos intérpretes de lengua de signos y guías-intérpretes profesionales.

Huelga decir….que también estamos en HUELGA.

Contactar

Teléfono: (+34) 695 46 27 57
Correo: filse@filse.org

Red Vértice

¡Síguenos en Facebook!

 

¡Síguenos en Twitter!